Ir al contenido principal

MOLINOS DE VIENTO.

Me gusta la narrativa de Luján Fraix, en muchas ocasiones su prosa es poética y llena de matices, detalles que te muestran una imagen sin estar cargada de molestas descripciones. Muchas veces me dice que mis lecturas, las que me gustan y emocionan, no corresponden con sus obras, yo discrepo pues disfruto con sus palabras. Me apasiona la historia, y siempre da maravillosas pinceladas, reflejo de su pasión por este tema; en estos cuentos breves nos narra las vicisitudes de dos inmigrantes franceses que huyen de la guerra franco-prusiana, y nos describe sutilmente la situación sociopolítica que se encuentra en la patria que les acoge, Argentina.

Aparece también ese personaje tan querido por mí, del que me quedé prendado en La  nodriza esclava, y que he visto en más ocasiones en sus cuentos, creo recordar que en Los duendes de la casa dulce, Isabel Law, y aquí nos vuelve a meter de lleno en la corte de Enrique VIII, una vida dramática en un momento convulso de la historia. En la agrupación de cuentos de Los duendes de la casa dulce, creo recordar que el que más nos gustó , sobre todo a mis hijos, fue el del loro, nos reímos con el desenlace. Tengo que repasar mis notas, pues no recuerdo si de esta última obra hice alguna mención en mi blog.

Pero no solo me gusta la historia, también todo lo que refleje la complejidad de la mente, y aquí hay unos breves relatos, que dejaré abierta la incógnita sin título ni muchos detalles para que tú, nuevo lector, los busques y saques conclusiones. Ese hombre que visita a sus hijos y regresa al cementerio, ese accidente de avión, o ese cura que teme dormir.

Quizá sea cierto que busco la intriga y el misterio, leo entrelíneas y no me canso de buscar respuestas a mis preguntas, como por ejemplo, ¿qué sucedió con François?
Gracias por esta nueva lectura, por tus historias y por mostrarme un poquito más de tu tierra, sus leyendas, costumbre y paisajes.


Cómpralo aquí.

Entradas populares de este blog

¡Puto negro!

El racismo cimenta sus ideas en prejuicios infundados, personas que se sienten amenazadas ante el desconocimiento y la diferencia. Miedo. Esta idea puedo darla cierto sentido en el s. VII.
No hace mucho leí un artículo de El Mundo, a grandes rasgos decía que los seres humanos comenzamos siendo negros. La pérdida del pelaje cuando el homínido empezó a caminar erguido, como consecuencia del incremento del ejercicio físico, fue una adaptación al aumento de la temperatura corporal. Todos nacimos en África, y esa piel blanca y desnuda, tuvo que acomodarse al medio hostil, oscureciendo el tono. No entró en discusiones si África era o no el continental tal y como hoy lo conocemos, pero sí creo que todos tenemos las mismas raíces en ese árbol genealógico. Los niños entre cinco y seis años no reconocen el color de la piel como característica de la persona. Lo aprendí con mi hijo el mayor. Su amigo es bueno en el fútbol, simpático y amable. Los niños nacen sin prejuicios porque el racismo es alg…

“¡Con viagra, por favor!”

Mi amiga Ana tenía razón, la primera semana después de mi revolcón, era incapaz de mirar a mis compañeros a la cara, disimulaba leer papeles cuando no me quedaba más remedio que salir de mi despacho. Si coincidía con alguien tomando café, fingía limpiar una mancha en mi vestido o buscaba algún periódico de esos gratuitos que todo el mundo deja olvidado en cualquier rincón. No podía evitar pensar si sería ese o aquel otro, si escuchaba pisadas me refugiaba en cualquier lugar, incluso en el cuarto de limpieza estuve media hora. Treinta minutos hasta que calmé mi respiración y sosegué mi corazón que amenazaba con escapar de mi pecho por la boca. Tuve una mala semana… y como guinda del pastel, me avisan por email de una reunión del consejo el viernes a última hora de la tarde. Todo el consejo reunido, todos esos vejestorios cargados de pasta, con sus cochazos de lujo en la primera planta del garaje, yo ocupo la segunda y no tuve cuerpo para colarme buscando un Mercedes descapotable… con u…